4D-ARTY

Entrevista a Eva Ruiz, directora de 4D/ARTY

A día de hoy, cualquier proyecto que se lance dentro del difícil mundo del arte, debe incluir, a partes iguales, gran cantidad de esfuerzo, ilusión, unos objetivos claros y un buen equipo. Charlamos con Eva Ruiz, directora de 4D/ARTY, que ha conseguido reunir en este proyecto, todas las claves para idear un negocio artístico de éxito.

P: ¿De dónde sacaste la inspiración para este nuevo proyecto? ¿Es más habitual este tipo de propuestas en el extranjero?

R: 4D/ARTY nace de una realidad que existe en España de cubrir las posibilidades de un grupo de gente que tiene el poder adquisitivo para comprar arte pero no conoce las vías para adquirirlo o las dinámicas del mercado.

He sido galerista y me he movido dentro del mercado del arte internacional y nacional, donde se promociona al artista, donde tratas con curadores y museos, y dónde se supone que sólo los coleccionistas acceden. Cuando cierro mi galería me doy cuenta de que hay personas que pueden gastar una cantidad de dinero en un mueble de diseño pero, sin embargo, las paredes de las casas están vacías, a no ser que tengan obras heredadas. Hay una tendencia fuerte en España que cuenta con interioristas y decoradores, pero no se llega a decorar con arte.

Yo me pregunté ¿por qué los profesionales del interiorismo no están integrando el arte en sus proyectos de decoración? ¿Un arte que pueda convivir a la perfección con esos muebles de diseño y sus proyectos de decoración? Hice un estudio de la situación y comprendí que muchos de ellos no están interesados en hacerlo, pero que hay otros muchos que no lo hacen porque, o carecen de tiempo, o no tienen una estructura suficiente como para acceder ese arte. Necesitan ir a una galería y elegir las piezas idóneas para cada proyecto. Así que pensé que podría ser una buena idea y una oportunidad de negocio, ayudarles y asesorarles para que pueden integrar el arte en sus propuestas. Por otro lado, también me di cuenta de que hay muchos artistas que no viven de su arte, bien porque no tienen galería, o bien porque hacen un arte que es decorativo aunque sea de buena calidad. Conjugándolas, estas dos necesidades se podrían ver cubiertas, lo que se llama “win to win” (todas las partes ganan). Ahí empiezo a generar una estructura de empresa que no existe en España: una plataforma física o showroom céntrico, en la calle Ortega y Gasset, con la intención de que los profesionales de la decoración puedan elegir en una sola visita las obras que necesitan y ser asesorados por nosotros. Por otro lado, somos una ventana virtual para que desde sus oficinas o despachos puedan hacer una preselección. Así es como estamos comenzando a trabajar y esperamos, poco a poco, ir implementando otros servicios.

En el extranjero existen modalidades parecidas, como galerías que deciden no estar en ferias internacionales y no llevan a cabo un proyecto con los artistas, sino que son plataformas simplemente de venta o plataformas de venta online; sí existen espacios que unen decoración, diseño y arte, pero con este servicio para profesionales solamente conozco una empresa en Nueva York. Es muy complicado comenzar con una start up si eres genérico o si compites en un terreno que ya existe. Hay que determinar un público objetivo al que no se le está dando un servicio y al que tú puedes atender.

_MG_5330_1

P:  ¿Existe interés por el arte emergente español por parte de los profesionales del interiorismo?

R: Siempre se ha pensado que para que te interese el arte tienes que tener un interés por lo estético o haber desarrollado una cultura de lo visual. Así que, cuando entiendes que un arquitecto domina el espacio, el volumen, la belleza, la armonía… comprendes que tiene todos los requisitos para poder entrar en contacto con las artes plásticas. Igual ocurre con el interiorista: controla de tejidos, de espacios y su perspectiva estética es muy alta. A priori todos ellos deberían apreciar el arte, sin embargo, no ocurre así con todos.

El arte requiere de tiempo, de mucha curiosidad y de romper límites, pero no todos disponen de ese tiempo para dedicarlo al arte contemporáneo (hablo de arte contemporáneo). No a todos les gusta este tipo de arte, pero si les ofreces una obra de arte decorativa, con gusto, que sea armoniosa… Todos apreciarían esa pieza. Por ello intentamos no ofrecer obras de arte más conceptuales, sino algo que sea decorativo. En eso sí todos están interesados. Después hay que tener en cuenta presupuestos, lo que están dispuestos a pagar por una obra… Pero entenderla y apreciarla, por supuesto que sí. Hay que facilitárselo. Cada uno tiene un gusto, entonces, si ellos entienden que el entorno de una habitación tiene que crear paz, el arte que le ofrezcas tiene que ayudar a ello. Con todo esto no se menosprecia al artista, simplemente canalizas los proyectos en el que sus obras pueden ser apreciadas.

P: ¿Qué es lo que buscas en un artista emergente? ¿Qué características son las que más valoras?

R: Con la galería buscaba unas cosas, con 4D/ARTY busco otras. Éste es el reto. Si pensara en este proyecto como en una galería, me estaría equivocando.

Buscamos varias cosas: que haya una coherencia en lo que los artistas están creando, que tengan calidad, que controlen la técnica, sea ésta la que sea. Generalmente, no cogemos a un artista del que nos guste solamente una obra. Un segundo factor sería la coherencia calidad-precio. Buscamos artistas que no sobrepasen los valores de mercado, que su precio sea asequible y justificable para los profesionales de la decoración. Me gustan los artistas que tienen entusiasmo, que quieren colaborar, que no tienen esa consideración de “genios”, gente con flexibilidad, que puedan adaptarse a la demanda de sus obras, etc.

Nosotros no buscamos artistas en exclusividad, y ésto es muy importante porque no les estamos cerrando las puertas para que puedan meterse en el mercado más adelante. Es una plataforma indirecta para ellos, para la venta de sus obras y para darse a conocer.

P: ¿Cuáles son las claves para gestionar la colaboración entre artistas de mundos paralelos?

R: Cuando hablas de 4D/ARTY en un entorno galerístico, no se entiende qué somos. No somos competencia, intentamos cubrir los huecos que no están cubiertos en este engranaje. Hay una gran distancia entre las ferias, las galerías y ciertos compradores. No hay una propuesta para ellos por lo que están desatendidos, y también hay artistas que no están vendiendo sus obras.

También podemos cubrir ese área que las galerías que no están pudiendo atender: hay ciertas obras que tienen desde hace años y no las están vendiendo, y no las pueden poner en el circuito del mercado del arte. Aquí sí que nosotros podemos ser un apoyo. Podemos ofrecer estas obras a diversos proyectos de decoración, colocarlas en espacios públicos y privados donde encajen. Hay ciertas galerías con las que ya estamos colaborando. Ellos nos pasan obra de algunos artistas que por cualquier motivo ya no las quieren vender. Las galerías necesitan venden y mover las últimas creaciones de sus artistas porque es también lo que los coleccionistas están buscando, pero a nosotros nos pueden venir bien esas obras. Siempre que estas tengan calidad, podemos proponerlas para proyectos concretos.

A los artistas emergentes que no tienen galería les ofrecemos el poder vivir de su obra, de sus creaciones, durante un tiempo, y hasta les podemos recomendar alguna galería. Lo que hacemos es darles una vía para que ellos sigan creando sin la necesidad y la urgencia de irse con cualquier galería.

Nuestro target no es el coleccionista, pero también nos dirigimos a un comprador joven que quizá pueda encontrar con nosotros un arte que se adapte a sus necesidades, más decorativo, con calidad, y que comience a desarrollar su interés por el coleccionismo. Esto ya ha ocurrido, pero nos movemos más en ese espacio, en el de la casa o espacio público al que aún no había llegado una obra de arte de galería.

Somos esa pieza en el engranaje: para el artista que aún no está dentro del mercado, para las galerías que no han podido acceder a otro tipo de cliente con obras que no han podido vender en mercado primario y para los profesionales de la decoración que no tienen un acceso directo al engranaje galerístico. 4D/ARTY se coloca en el centro e intenta abastecer a este ecosistema que hasta ahora no está atendido.

_MG_5340_1

P: ¿Qué espacios prefieres a la hora de presentar una propuesta: espacios públicos, casas particulares, etc?

R: Me gusta muchísimo el espacio público. He colaborado con algunos ayuntamientos. Con estos proyectos estás interactuando con una comunidad. El hecho de poder colocar una escultura en un paisaje, o colocar un mural… Para mí es un gran reto porque está interfiriendo en la vida diaria de mucha gente. El medir eso, el cómo el arte puede cambiar la vida de la gente de una comunidad, es algo que me apasiona. Se dan menos casos ahora. En España se ha recortado mucho con la crisis, pero yo tengo toda la fe en que podamos volver a colaborar en espacios públicos en España, y que desde España, podamos movernos en el extranjero. Empresas hoteleras y arquitectos españoles están implementando proyectos en el extranjero muy interesantes en lugares como Dubai. Estamos intentando integrarnos en estos proyectos para idear la parte pública con diversos artistas.

La parte privada también es muy gratificante porque al final es una familia la que va a vivir tu propuesta por lo que es algo muy personal. Queremos aportarles gusto, energía, equilibrio al día a día de una familia y eso tiene mucho encanto, aunque es de diferente dimensión.

P: ¿Está el joven artista nacional preparado para enfrentarse al mercado?

R: A 4D/ARTY viene mucho artista joven desencaminado y sin mucha idea de cómo acercarse al mercado del arte. Hoy en día hay muchísima oferta artística y el problema es encontrar la demanda. Estudiar en España supone unas tendencias: se estudia mucho lo conceptual, lo muy intelectual, pero no se dan las herramientas para enfrentarse a la realidad del mundo del arte. Cuando un artista acaba se pregunta “¿dónde voy ahora?”, y no hay ayudas como en otros países donde se apoya al galerista y al artista. Por ello, es una pelea poder vivir de tu arte cuando eres artista emergente, y saber cómo entrar y formar parte de este ecosistema.

Puedes hacer otro trabajo que te ayude a sobrevivir y crear tu arte en base a lo que te piden una serie de ferias y galerías; o bien, puedes no estar tan acotado por las normas del mercado, creando tu arte y vendiéndolo a otro tipo de público, como propone 4D/ARTY. El artista emergente no sabe que puede tener otras vías para vivir de su arte aunque no esté en museos. Decidir eso cuando eres joven, cuesta. El artista emergente quiere ser visto por los profesionales que validan el arte como museos, críticos, curadores, así que hay muy pocos artistas que opten por esta segunda opción que puede ser mucho más libre. Esta vía en España no se está dando… Nosotros la ofrecemos.

El arte emergente en España va a tener que ser más flexible y lanzar unas creaciones menos encorsetadas. Cuando viajas mucho te das cuenta de que el arte internacional está volviendo a los orígenes, es más libre, va más allá de los cánones… Un arte más “outsider”… Es la única salida que veo.

01 - 02 web

P: ¿Qué puede aportar 4D/ARTY en el panorama artístico nacional?

R: Lo que podemos aportar es que una serie de artistas puedan tener una salida vendiendo con nosotros sin ser una salida restrictiva. Que los galeristas entiendan que no hay una única manera de hacer, que nosotros estamos cubriendo otro estrato de este mundo del arte y que podemos convivir. Y por supuesto, queremos llenar muchas paredes blancas. Y llenarlas bien, con obras de calidad.

                                                                                                                                                                                         Por Laura Cano